Siete errores que cometen las empresas familiares

Written by Super User on . Posted in Herramientas para emprendedores

Es una realidad latente que muchas empresas empiezan siendo familiares y es que las necesidades obligan a muchas familias iniciar con un negocio que, poco a poco, va tomando forma y creciendo.
Muchas veces, quienes están al frente de estas empresas no tienen una idea clara de cómo se debe gestionar la empresa y cómo debe ser su manejo. La principal consecuencia de esta falta de organización es la alta mortalidad de estos nuevos emprendimientos en muy poco tiempo.
Sin embargo, se puede prolongar la supervivencia de una empresa familiar y, para ello, es importante que evites cometer estos errores:


1. Finanzas poco claras:

Por lo general, el fundador da a sus descendientes puestos innecesarios con sueldos elevados, que son estimados, principalmente, para asegurarles buenos ingresos. Esto genera problemas financieros al interior de la empresa y si no se toman medidas a tiempo puede generar una crisis e incluso la quiebra.
2. “Sangrar” al negocio: Algunos dueños carecen de políticas alineadas con sus distintas áreas dentro de la empresa, especialmente, con la de ventas. Una buena planificación asegura un buen camino hacia el éxito, todo debe estar conjuncionado y apuntar a un objetivo común.
3. Ego de fundador: El crecimiento y la transcendencia de la empresa suelen limitarse a la capacidad del fundador o el líder del grupo familiar. Si la persona es extremadamente conservadora, el negocio crecerá poco a poco, será una empresa financieramente sólida, pero su participación en el mercado puede disminuir con el transcurso de los años. En cambio, si es visionario y acepta un mayor nivel del riesgo, hay mayores posibilidades de que el negocio se desarrolle rápido, aunque el riesgo de fracaso puede ser mayor.
4. ¿A quién le toca qué?: Los mejores puestos quedan en manos de los miembros de la familia, mientras que el resto de la plantilla laboral queda rezagada en otras personas. En un gran número de estas empresas, el empleado sin lazo sanguíneo tiene pocas posibilidades de ocupar un puesto importante, lo que incrementa la rotación. Al limitar el campo de acción en el negocio, el personal con un perfil alto prefiere no hacer carrera en este tipo de negocios.
5. Paternalismo: Debido a la cercanía y contacto frecuente con sus empleados, el fundador se convierte en una especie de padre adoptivo, que tiende a sentirse con la obligación de resolver los problemas de su personal y opinar sobre cualquier cosa, incluso cuando no se trate de algo estrictamente laboral.
6. Dependencia excesiva: Cuando falta el fundador del grupo familiar, muchas empresas sufren un gran vacío y eso incrementa el peligro de desaparecer. Por ello, es importante contar con planes de sucesión y con programas de carrera para prever qué empleados pueden ocupar ese puesto.
7. Quién asciende: Una las consecuencias más graves de no elegir un sucesor en forma anticipada, y sin haber comprobado que tenía la experiencia necesaria para el puesto, es enrarecer el clima organizacional y perjudicar la relación con los clientes externos.